Menú
Tularemia o fiebre de las liebres

ENFERMEDADES

Tularemia o fiebre de las liebres

Los animales salvajes son portadores de enfermedades potencialmente peligrosas para el ser humano. Algunas de estas infecciones pueden ser realmente graves.

Antonia Torres Gutiérrez

Los animales salvajes son portadores de enfermedades potencialmente peligrosas para el ser humano. Algunas de estas infecciones pueden ser realmente graves, por lo que conocer los síntomas generales será fundamental para poder aplicar un tratamiento efectivo a la mayor brevedad posible.

La tularemia o fiebre de las liebres, es una enfermedad que se produce por una infección bacteriana que portan generalmente los roedores salvajes. La bacteria que produce esta enfermedad es la llamada "francisella tularensis" y afecta principalmente a los mamíferos de la familia de los roedores, los conejos y las liebres (de ahí el nombre familiar con el que se conoce a la tularemia).

Pero además de estos animales, la bacteria que produce la tularemia puede encontrarse en otros animales como las ovejas y las aves, incluso a los animales domésticos que con más frecuencia se tienen en casa como son, los perros, los gatos o los hámsters.

 La bacteria que produce esta enfermedad es la llamada La bacteria que produce esta enfermedad es la llamada "francisella tularensis"

Cómo se transmite la Tularemia

Muchas de las infecciones que se transmiten de los animales a los humanos, tienen un sólo método de contagio, sin embargo, la tularemia puede contagiarse de muchas maneras, por ejemplo:

  • A través de la picadura de insectos: los mosquitos, las moscas, los tábanos y las garrapatas pueden ser portadores de la bacteria. De hecho, los tábanos son los responsables de la gran mayoría de contagios de la tularemia a los seres humanos. De igual manera, la garrapata es una de las grandes transmisoras de la tularemia, especialmente de la que afecta a los ganglios linfáticos.
  • A través del contacto directo: con un animal infectado o un animal muerto portador de la bacteria. El contagio de la tularemia en este caso puede producirse por la mordedura de un animal, generalmente un conejo o una liebre. Aunque también puede producirse por el contacto con alguna herida abierta en la piel.
  • Por inhalación: La tularemia se encuentra presente en el suelo, en la tierra. A través de diversos trabajos como la jardinería, obras de construcción o cualquier actividad que requiera movimiento de tierra, la bacteria puede transmitirse por el aire. De esta forma, al respirar, las personas que trabajan en estas áreas principalmente, corren mayor riesgo de contagiarse con la fiebre de las liebres.
  • Por el consumo de agua o alimentos contaminados: Aunque esto ocurre con muy poca frecuencia, también es posible que la tularemia se contagia a través del consumo de agua no tratada. El consumo de animales de caza sin control sanitario, puede ser una causa importante de transmisión de la fiebre de las liebres. Por lo qué, si consumes habitualmente carne de caza, es muy importante que cocines correctamente la carne para evitar riesgos. El calor elimina la bacteria que produce la tularemia, por ello la carne potencialmente peligrosa debe ser cocinada con cuidado.

La tularemia se encuentra presente en la tierra, es decir, en todo el mundo. Especialmente en zonas rurales, puesto que es el medio natural de especies como las liebres, los conejos, mamíferos en general así como aves, insectos y todas las especies potencialmente sensibles a la fiebre de las liebres.

La tularemia ulceroglandular es el tipo de fiebre de las liebres que se da con más frecuenciaLa tularemia ulceroglandular es el tipo de fiebre de las liebres que se da con más frecuencia

Tipos de Tularemia y sus síntomas

Existen varios tipos de tularemia, que dependen de la zona del cuerpo por donde se transmita la bacteria. Cada tipo de la enfermedad tiene unos síntomas diferentes:

  • La tularemia ulceroglandular: es el tipo de fiebre de las liebres que se da con más frecuencia, los síntomas son los siguientes. El primer signo es, una úlcera que aparece en el lugar donde se produce la picadura del insecto o el animal portador de la bacteria. La infección por la bacteria suele producir fiebre, dolor de cabeza, malestar general, debilidad física y escalofríos. Además, suele aparecer dolor en los ganglios linfáticos.
  • La tularemia glandular: Los síntomas generales son los mismos que la tularemia ulceroglandural. La diferencia, es que en este tipo de infección no se produce una úlcera en la zona infectada. Suele tratarse de otra forma de contagio diferente a la anterior.
  • Tularemia oculoglandular: En este caso la fiebre de las liebres afecta a los ojos, con síntomas como enrojecimiento, inflamación, secreción, dolor y sensibilidad a la luz.
  • Tularemia orofaríngea: Se trata de la variedad de tularemia contagiada por beber o comer alimentos portadores de la enfermedad. En este caso los síntomas son, dolor de garganta, úlceras en la boca, ganglios inflamados, fiebre, vómitos o diarrea.
  • La tularemia pulmonar: Los síntomas son similares a los que produce la neumonía, como la tos seca, opresión en el pecho o la sensación de que falta el aire.
  • La tularemia tifoidea: Aunque se trata de un tipo muy grave de la fiebre de las liebres, es raro que se produzca una infección de este tipo. No obstante, los síntomas son fiebre alta, vómitos, diarrea, inflamación del bazo y del hígado o neumonía.
Cualquiera de los tipos de tularemia pueden resultar muy graves para el ser humanoCualquiera de los tipos de tularemia pueden resultar muy graves para el ser humano

Medidas de prevención

Cualquiera de los tipos de tularemia mencionados, pueden resultar muy graves para el ser humano si no se trata con rapidez. Por ello, es muy importante acudir al médico lo antes posible si crees que has podido contagiarte con la fiebre de las liebres.

Al tratarse de una bacteria que está presente en la tierra, es muy importante que extremes las precauciones cuando realices actividades relacionadas con el suelo. Estas son algunas medidas de prevención que puedes seguir, así podrás evitar en la medida de lo posible contagiarte con esta peligrosa bacteria.

  • Protege tu cuerpo de las picaduras de insectos: Especialmente cuando vayas a estar en una zona donde haya muchos mosquitos e insectos. Además de utilizar repelentes, debes usar prendas de vestir de manga larga, pantalón largo y además, introducir los bajos en los calcetines y en los zapatos. También es recomendable el uso de sombrero y sobre todo, que revises tu cuerpo después de haber estado en ese lugar. Debes asegurarte de no tener garrapatas ni picaduras en tu cuerpo.
  • Mucha precaución si te gusta la jardinería: Debes utilizar una mascarilla para evitar el contagio aéreo. Además de proteger tu cuerpo con prendas de vestir apropiadas.
  • Extrema las precauciones si vas a cazar o a cocinar animales de caza: Debes lavarte las manos con frecuencia, utilizando agua caliente y jabón. Utiliza prendas de vestir apropiadas y añade gafas y guantes de seguridad. Al cocinar la carne, asegúrate de que esta quede perfectamente cocinada antes de tomarla.
  • Cuida y protege a tus mascotas y animales de compañía: Los animales de compañía o si tienes animales de granja, pueden contagiarse a comer otros animales salvajes infectados o a través de picaduras de insectos y garrapatas. Además de ser una enfermedad muy grave para tu mascota, puede contagiarte a ti o cualquier miembro de la familia y producir graves consecuencias.

Artículos recomendados