Menú
Beneficios de la ashwagandha

PLANTA MEDICINAL

Beneficios de la ashwagandha

Conocida como el Ginseng indio, las ashwagandha tiene una gran cantidad de beneficios y por lo tanto, de aplicaciones.

Lidia Antúnez Martín

La ashwagandha, también conocida como "bufera", es una hierba tradicional india muy utilizada en la medicina ayurveda, la medicina tradicional india que tiene como objetivo principal la unificación de cuerpo, mente y espíritu. Aunque dicha planta tenga su origen en la India y sea muy utilizada en la medicina tradicional de dicho país, lo cierto es que es una planta que se ha utilizado desde hace mucho tiempo en otros países como Pakistán y Sri Lanka.

Poco a poco su comercialización se ha ido extendiendo y ya se puede encontrar en el norte de África, Oriente Medio, la India y Occidente. Debido a sus propiedades, la ashwagandha, es considerada como un adaptógeno, es decir, se trata de una planta que por sus componentes es considerada como una planta medicinal.

Debido a sus propiedades, la ashwagandha, es considerada como un adaptógenoDebido a sus propiedades, la ashwagandha, es considerada como un adaptógeno

Conocida como el Ginseng indio, las ashwagandha tiene una gran cantidad de beneficios y por lo tanto, de aplicaciones. Gracias a sus propiedades calmantes y vigorizantes, esta planta se utiliza para diferentes problemas y dolencias y aunque al principio se utilizaba para tratar el estrés, como antiinflamatorio, para ayudar con el bienestar general y para aumentar el deseo sexual, lo cierto es que son cada vez más los usos que se han ido descubriendo de esta planta medicinal.

Beneficios de la ashwagandha

A continuación vamos a comentarte los principales beneficios de esta planta:

  • Uno de los mayores beneficios de la ashwagandha es que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico. Gracias a sus propiedades, esta hierba fortalece y protege el cuerpo contra enfermedades e infecciones, por ello es recomendable un consumo periódico de la misma.
  • La ashwagandha también ayuda a reducir los daños que el estrés crónico puede llegar a producir en nuestro cuerpo. Aunque a veces no seamos conscientes, el estrés puede provocar graves problemas en nuestra salud como por ejemplo fatiga, dolores de cabeza, ansiedad, dolores musculares, desequilibrios en el metabolismo, estómago irritado, desequilibrio hormonal, un sistema inmunológico bajo, disfunción sexual o incluso problemas de corazón. Como hemos visto antes, la ashwagandha tiene propiedades calmantes que ayudan a relajar nuestro sistema nervioso y como consecuencia nuestro cuerpo, reduciendo así los efectos que es estrés puede producir en nuestro cuerpo.
  • Otro de los beneficios que la ashwagandha puede aportar a nuestro cuerpo y nuestro organismo son sus propiedades rejuvenecedoras y antioxidantes. Esta hierba se usa desde hace mucho tiempo como tónico rejuvenecedor y fortalecedor gracias a su alto contenido en antioxidantes. Además, la ashwagandha ayuda a aumentar la energía y la resistencia, por ello, se suele usar para restablecer la fortaleza en general y ayudar en casos de enfermedades crónicas. Asimismo, la ashwagandha aumenta la capacidad cognitiva y de memoria, por lo que es perfecta para estudiantes en épocas de exámenes.
  • La ashwagandha también tiene propiedades ansiolíticas y antidepresivas, de hecho si se comparan dichas propiedades con medicamentos podría decirse que un extracto de esta hierba posee un efecto ansiolítico similar al Lorazepam y un efecto antidepresivo idéntico al de la Imipramina. Además, gracias a estas propiedades y a los efectos relajantes que tiene sobre el cuerpo, la ashwagandha es una solución natural a los trastornos de sueño.
  • Otro de los beneficios de la ashwagandha son sus propiedades antiinflamatorias. Esta hierba tiene efectos antiinflamatorios que ayudan favorablemente a la hora de tratar enfermedades reumáticas.
  • La ashwagandha es conocida también por sus beneficios afrodisíacos. Esto se debe a que esta hierba gracias a sus propiedades promueve la salud sexual mejorando el humor, aumentando los niveles de energía, reduciendo la ansiedad y por lo tanto mejorando el desempeño sexual tanto en hombres como en mujeres.
  • Además de todos los beneficios que la ashwagandha tiene para nuestro organismo, esta hierba también sirve como tratamiento estético para ayudar a rejuvenecer la piel y fortalecer el cuerpo.

Cómo tomar ashwagandha

Como sucede con muchas plantas medicinales, las partes que se utilizan de la ashwagandha para obtener productos medicinales son la raíz y las bayas, es decir, el fruto que produce dicha planta. Incorporar la ashwagandha en la dieta puede ser una forma muy eficaz de conseguir un equilibrio en nuestro organismo.

La forma más tradicional de consumir la ashwagandha es en infusiones o en polvo mezclada con leche caliente y mielLa forma más tradicional de consumir la ashwagandha es en infusiones o en polvo mezclada con leche caliente y miel

Gracias a las propiedades que contiene esta hierba, proporciona las vitaminas, los nutrientes y los minerales que necesitamos para mantener una dieta sana para nuestro organismo y que previene ciertas enfermedades. Tradicionalmente, en India la raíz se trocea o se convierte a polvo para, después cocerla. También es habitual encontrarla en extracto líquido, en forma de cápsulas del polvo de raíz o directamente el polvo suelto.

La forma más tradicional de consumir la ashwagandha es en infusiones o en polvo mezclada con leche caliente y miel, lo ideal sería tomarla antes de ir a dormir ya que ayudará a conciliar el sueño y a dormir de forma placentera y relajada. Si por un casual, el sabor de la ashwagandha no es de tu agrado o te cuesta consumirla en polvo, es recomendable consumirla en capsulas. Eso sí, antes de comenzar a tomar esta hierba, es aconsejable consultar con un médico, sobre todo si se está tomando un tratamiento médico ya que puede provocar algún tipo de interacción. Por otro lado, no se recomienda el uso de la ashwagandha en mujeres embarazadas.

Artículos recomendados