Menú
Acaba con los granos sin cicatrices

GRANOS

Acaba con los granos sin cicatrices

Es posible que puedas acabar con esos granos molestos sin tener que acabar teniendo cicatrices en tu piel.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Las espinillas son el resultado de bacterias en la superficie de su piel que obstruyen un poro. A medida que la bacteria crece, crea una roncha roja elevada con un centro blanco. Por más tentador que sea, no debes reventar ni pellizcar los granos, ya que esto puede propagar la bacteria a otros poros y causar más granos.

Aunque parezca imposible y aunque pienses que tendrás el cuidado necesario para que las bacterias no se extiendan, es mejor que no tientes a la suerte. Porque si explota un grano y te causas herida (que siempre se hace herida por pequeñas que sean), estarás teniendo la posibilidad de que te quede una cicratiz en el lugar del grano. Es mejor esperar a que el grano se trate y se vaya por sí solo que reventarlo y tener una herida que acabará en cicatriz, ¿verdad?

Hacer estallar un grano también creará una llaga abiertaHacer estallar un grano también creará una llaga abierta

Las heridas de reventar granos

Hacer estallar un grano también creará una llaga abierta y te hará más propenso a las cicatrices del acné. Una higiene adecuada y una limpieza específica para el acné pueden eliminar las espinillas sin crear nuevos brotes o causar cicatrices que después no te gustará ver en tu rostro.

Para evitar que esto ocurra, te vamos a dar algunos consejos que puedes seguir. De esta manera y sin caer en la tentación de reventar los granos, conseguirás que tus espinillas se vayan de tu rostro sin tener que acabar con cicatrices por todas partes.

Lava la cara dos veces al día

Lava tu rostro dos veces al día con un limpiador específico para el acné que contenga triclosán, un agente antibacteriano o ácido salicílico. Usa un movimiento circular suave al aplicar el limpiador, enjuaga bien la cara con agua tibia y acto seguido seca tu rostro. Evita los agentes abrasivos o el lavado vigoroso, ya que pueden rayar la piel o romper las espinillas.

Aplica un astringente

Aplica un astringente a base de peróxido de benzoilo en la cara después de cada lavado. El astringente elimina el exceso de aceite, evitando que obstruya los poros. Limpia suavemente el astringente sobre las espinillas con una almohadilla o un hisopo de algodón y déjalo secar al aire.

Aplica una crema

Aplica una crema a base de peróxido de benzoilo en el área afectada para un tratamiento adicional. Usa la punta de tu dedo limpio para aplicar la crema sobre las espinillas y frota suavemente para mezclarla con tu piel.

También puedes aplicar una crema hidratante sin aceite en toda tu cara. Los tratamientos de secado de la piel pueden estimular la piel para que produzca más grasa para compensar la sequedad excesiva. Mantener la piel húmeda con un humectante sin aceite evitará la sobreproducción de aceite sin obstruir los poros.

Habla con tu dermatólogo sobre posibles productos recetadosHabla con tu dermatólogo sobre posibles productos recetados

Habla con tu dermatólogo

Habla con tu dermatólogo sobre posibles productos recetados o tratamientos para el acné si los tratamientos de venta libre no funcionan.

Recuerda...

El peróxido de benzoilo, el ácido salicílico y el triclosán pueden causar irritación de la piel. Deja de usar los productos inmediatamente si experimentas picazón o hinchazón. Consulta con tu médico si los productos de venta libre no controlan eficazmente tus granos. El aceite y las bacterias en tus manos pueden empeorar tus granos, así que evita tocarte la cara siempre que sea posible. Si debes tocarte la cara, lava primero las manos o límpialas con un gel antibacteriano.

Con estos consejos podrás tener una piel más limpia y tersa durante mucho tiempo, sin necesidad de sufrir cicatrices. Recuerda que si te tocas un grano, lo explotas o empiezas a tocarte la cara cuando no deberías hacerlo, entonces sí que te saldrán heridas que se pueden convertir en molestas cicatrices.

Artículos recomendados