Menú
Hábitos para reducir el colesterol en un mes

COLESTEROL

Hábitos para reducir el colesterol en un mes

Si sueles tener problemas de colesterol, no te pierdas estos hábitos que te ayudarán a reducirlo en un mes, ¡te sentirás mucho mejor!

Sara Vidal Pérez

Nuestro estilo de vida es determinante para sufrir o no enfermedades. Nuestra dieta, el estrés al que nos vemos sometidos, la falta de sueño, el escaso ejercicio físico... son piezas clave para desarrollar o combatir con algunas enfermedades.

Nuestro estilo de vida <b>es determinante para sufrir o no enfermedadesNuestro estilo de vida es determinante para sufrir o no enfermedades

El colesterol es un problema bastante habitual, sobre todo en la población más adulta. Cuando tenemos colesterol alto corremos el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, como ataques al corazón, problemas cerebrovasculares...

Por ello, no sólo debemos ceñirnos a medicamentos que ayuden a regular los niveles de colesterol en nuestro cuerpo. Como se suele decir, más vale prevenir que curar. Por ello, nuestro estilo de vida debe servirnos para prevenir o combatir algunas enfermedades.

A continuación, vamos a señalar algunos hábitos que podemos ir adoptando en nuestra vida para reducir el colesterol en un mes:

1.Añadir a nuestra dieta alimentos saludables para el corazón

Con pequeños cambios en nuestra alimentación podemos reducir el colesterol. Es mucho más sencillo de lo que parece y con un poco de fuerza de voluntad seremos capaces de cuidar mejor nuestro corazón.

- Aumentar el consumo de frutas y verduras: Elegir frutas y verduras es una buena idea ya que estas son ricas en fibra, es decir, nos ayudan a reducir el colesterol. Podemos incluir en nuestros guisos cotidianos más verdura o fruta para enriquecer nuestra alimentación. Entre horas, también podemos tomar fruta aunque, en este caso, es más saludable consumir fruta fresca (fresas, naranjas, manzanas, etc) debido a que contiene menos calorías que la fruta seca (plátano, ciruela, higo, mango, piña, etc) y su consumo se realiza a los pocos días de su recolección.

- Añadir cereales integrales a nuestra dieta: Los cereales integrales como el arroz integral, el maíz o la harina integral del pan, son muy saludables para nuestro corazón ya que tienen alto contenido de fibra, potasio y magnesio. Puedes incluir este producto en el desayuno utilizando tostadas con pan integral o en algunas comidas con arroz integral como acompañamiento o como sustitutivo del arroz blanco.

- Debemos evitar la ingesta de grasas trans: es uno de los primeros cambios que debemos hacer puesto que las grasas trans incrementan el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos. Estas grasas se encuentran en alimentos como la bollería industrial, patatas fritas, galletas, pasteles, etc. Puedes sustituir estos alimentos por otros o preparar postres caseros.

- Ingerir alimentos con omega-3: los ácidos grasos omega-3 se encuentro en muchos alimentos que son realmente sanos como, por ejemplo, algunos pescados o frutos secos. Es muy necesario incluir este tipo de alimentos en nuestra dieta, suframos o no colesterol alto, porque reducen considerablemente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, mejorando a gran escala la salud de nuestro corazón y sistema sanguíneo. Algunos alimentos son: salmón, caballa, sardina, nueces, etc.

- Optar por incluir grasas saludables: muchos alimentos que consumimos muy habitualmente contienen una alta concentración de grasas saturadas que elevan el colesterol provocando problemas en nuestro corazón. Algunos alimentos con grasas saturadas son las frituras, los productos lácteos y la carne roja. No se trata de eliminar por completo estos alimentos en nuestra dieta, sino de buscar alternativas. Existen lácteos bajos en grasas saturadas. Cambiar la carne roja por carne blanca, como la carne de pollo que contiene grasas insaturadas (saludables).

2. Mantenernos en un peso saludable o bajar de peso

Si sufrimos de colesterol alto, cuidar nuestro peso es un hábito que no debemos dejar pasar. Si bien es cierto que, como hemos visto, la alimentación es fundamental independientemente del peso que tengamos, los kilos de más pueden ser beneficiosos para que el colesterol malo (LDL) aumente.

Por ello, si en nuestro caso consideramos que nuestro peso no es saludable para nuestra salud, perder unos kilos nos permitirá reducir los niveles de colesterol en nuestra sangre.

Para reducir nuestro peso es importante cuidar nuestro estilo de vida y, si es necesario, cambiar unos hábitos por otros. Para bajar de peso no es necesario hacer dietas restrictivas ni excedernos a la hora de realizar ejercicio.

Cambiar pequeños momentos del día propios de una vida sedentaria, como echarse la siesta, comer entre horas, pasar horas en el sofá viendo la televisión, etc. Todo esto podemos cambiarlo con conductas alternativas que serán mucho más beneficiosas para nuestra salud. Por ejemplo, si tenemos que realizar alguna comida todos los días fuera de casa, es recomendable preparar comida casera para llevárnosla. Cambia la televisión por un paseo por el parque, el ascensor por las escaleras, el coche por la bicicleta, etc.

Debemos hacer que nuestro corazón se active y trabaje para que se mantenga joven y sano.

3. Eliminar los malos hábitos de nuestra vida

El tabaco es uno de los hábitos más perjudiciales para nuestra salud. Es difícil quitarnos este hábito ya que en mucha gente es una conducta muy arraigada pero su eliminación no sólo mejorara considerablemente los niveles de colesterol HDL si no también nuestra presión arterial, reducirá el riesgo de sufrir un ataque al corazón o una enfermedad cardíaca. Además, a las 24 horas de haber dejado este consumo tan perjudicial estos beneficios se empiezan a notar.

Con respecto al alcohol, esa droga tan admitida socialmente, debemos de realizar un uso muy moderado puesto que está directamente relacionado con niveles altos de colesterol HDL, presión arterial alta, problemas cardíacos y vasculares. Si tenemos niveles altos de colesterol reducir o quitar el alcohol de nuestro estilo de vida es una buena idea para sanar nuestro corazón.

4. Hacer ejercicio diariamente

No importa el peso que tengamos, el ejercicio es imprescindible en nuestro día a día porque ayuda a reducir el estrés, mantenernos activos, liberar endorfinas, ejercitar nuestros músculos, etc.

Además, el ejercicio puede reducir el colesterol malo (LDL) aumentando el colesterol bueno (HDL). No se trata de estar una hora haciendo ejercicio todos los días, a veces la falta de tiempo nos impide su práctica. Podemos buscar veinte o treinta minutos al día para realizar ejercicios tales como: dar un paseo, bailar, ir en bicicleta en lugar de utilizar el coche, ir a la piscina a nadar, etc.

Si tenemos poca motivación es bueno compartir esta necesidad con otra persona que tenga un poquito más de pasión y nos anime a coger el hábito. No se trata de sufrir realizando deporte, sino encontrar un ejercicio que sea de nuestro agrado y ponerlo en práctica un ratito todos los días. En menos de un mes, empezarás a notar la diferencia.

En ocasiones, estos cambios de hábitos no son suficientes para reducir el colesterol. En este caso, no debemos desesperarnos y si el médico lo recomienda, podemos alternar algún medicamento con una vida sana y saludable.

Recordar que los hábitos se aprenden y, en menos de un mes, nos habituamos a las nuevas conductas que hemos adoptado si son continuadas durante 21 días. Por ello, nuestra constancia y perserverancia va a ser fundamental para conseguir una buena calidad de vida tanto física como mental.

Recordar que los hábitos se aprendenRecordar que los hábitos se aprenden

No se trata de cortar de raíz con todo lo malo o perjudicial que tenemos alrededor, sino de ir buscando estrategias o alternativas que mejoren poco a poco nuestros hábitos y condiciones de vida. No siempre va a ser fácil pero con fuerza de voluntad todo el mundo consigue todo lo que se propone, así que nunca hay que perder la esperanza. Si seguimos los hábitos mencionados en menos de un mes seremos capaces de conseguir que el nuestro colesterol malo (LDL) se reduzca.

Artículos recomendados