Menú
Qué es la prosopagnosia o ceguera facial

PROSOPAGNOSIA

Qué es la prosopagnosia o ceguera facial

La prosopagnosia es un problema visual en la que una persona no es capaz de identificar o reconocer los rostros.

Marta Cabrera Benito

Cuando hablamos de prosopagnosia o ceguera facial estamos hablando de los casos en los que una persona no es capaz de identificar o reconocer los rostros de las personas que tiene delante, independientemente de si estas son conocidos o familiares. Sí que es capaz de ver su cara e identificar cada una de las partes de ésta, pero no puede asociarla a un individuo o circunstancia.

No es una enfermedad común, ya que apenas afecta a un 2,5 % de la población, además, existen casos en el que el propio afectado no es consciente de que padece prosopagnosia porque, al padecerlo desde que nace, nunca ha tenido la posibilidad de conocer a una persona por su rostro, recurriendo a otros elementos para conseguirlo.

Se habla de prosopagnosia identificativa cuando no se sabe de quién es la caraSe habla de prosopagnosia identificativa cuando no se sabe de quién es la cara

Los casos de prosopagnosia se pueden dividir en varios tipos: asociativa, discriminativa, identificativa y aperceptiva. Para distinguir una u otra hay que basarse en lo que la persona afectada llega a identificar del rostro que tiene delante. La asociativa está relacionada con la incapacidad de memorizar e identificar el rostro de una persona, por muy cercana que ésta sea. En el caso de la discriminativa, se da una circunstancia en la que el prosopagnósico tiene dificultad para identificar una cara desde diferentes perspectivas espaciales.

Se habla de prosopagnosia identificativa cuando no se sabe de quién es la cara, aunque le sea familiar. Por último, la aperceptiva es la más severa, ya que el paciente no puede identificar tan siquiera que se trata de una cara, por lo que debe recurrir a detalles como el olor, el color de la piel o algún tic para identificar a la persona

¿Cuáles son las causas de la prosopagnosia?

Los casos de prosopagnosia se dan cuando se da una especie de desconexión entre lo que le entra a la persona por la vista y lo que interpreta su cerebro. Es decir, una persona que padece prosopagnosia sí que es capaz de asimilar que está viendo una cara, además de identificar todas sus partes, pero no puede llevar a asociarla a una persona en concreto para saber de quién se trata, para ello deben de recurrir a otras características que permitan una correcta identificación.

En este caso no se sabría cómo se origina la aparición de la prosopagnosia ya que ésta acompaña al afectado desde que nació. Quizás por ello se tiende a una normalización de la enfermedad ya que es algo que ha conocido desde siempre sin tener que habituarse a una nueva forma de reconocimiento de las personas que tiene delante.

También existen otros casos en los que la prosopagnosia aparece en otro momento de la vida de una persona, es decir, ya no es congénito, sino que se convierte en adquirido. Para que se dé la aparición de esta enfermedad en personas que previamente no la han padecido, normalmente, tiene que haber una causa médica que lo justifique. Algunas circunstancias en las que puede aparecer la prosopagnosia se dan tras haber tenido un traumatismo craneal, un derrame cerebral o una enfermedad neurodegenerativa.

En cualquiera de los dos casos, ya sea cuando es congénita o cuando es adquirida, no se sabe cuál es la explicación de su aparición, lo que dificulta los estudios que se puedan hacer sobre ella a la hora de poder facilitar la vida a todas las personas que la padecen en su día a día.

Hoy en día no existe ninguna solución médica que pueda ayudar a las personas que padecen esta enfermedadHoy en día no existe ninguna solución médica que pueda ayudar a las personas que padecen esta enfermedad

Tratamiento de la prosopagnosia

Hoy en día no existe ninguna solución médica que pueda ayudar a las personas que padecen esta enfermedad, al igual que se desconoce el origen de ésta. Es por ello que los estudios actuales buscan saber la causa de la prosopagnosia para que, partiendo de ahí, se le pueda poner una solución a esta patología que afecta a algunas personas y tiene una fuerte repercusión en su vida social.

Aun así, aunque no está comprobado que puedan ayudar a remitir los síntomas que produce la prosopagnosia, sí que existen terapias que ayudan a que la persona pueda identificar a las personas de su entorno más cercano por alguna característica que no sea su rostro. Este trabajo busca de la ayuda de la otra persona, ya que deberá tenerla delante para identificar qué detalles son los que le pueden saber para saber de quién se trata.

Como acabamos de decir, es muy importante el trato que reciban de la gente de su entorno, ya que estos deberán de ser conscientes de que no bastará con tenerles delante para saber con quién están hablando. Por ello, además de recurrir a características ajenas al rostro, es bueno que cada persona que se acerque a ellos, antes de empezar a hablar diga su nombre para que pueda ser identificada. También deben de tener en cuenta que no hay nada más claro para saber quién es quién que el propio rostro, por lo que habrá que tener paciencia ya que es algo con lo que los prosopagnósicos tienen serias dificultades.

Artículos recomendados