Menú
Salud de las personas mayores: te necesitan a su lado

IMPRESCINDIBLE

Salud de las personas mayores: te necesitan a su lado

Las personas mayores pasaron parte del tiempo de su vida criando, ahora que ellos no se puede valer por sí mismos, necesitan a otros para que les cuiden.

Ángela María de Toro Martín

En la última etapa de la vida, las personas es cuando más ayuda necesitan para su compañía y cuidado. A lo largo de los años, las personas vamos perdiendo facultades y amistades sociales que no se pueden paliar sin el cuidado de otra.

Cuidar a alguien puede resultar una experiencia muy satisfactoria, pero también es una tarea bastante complicada en la que la paciencia no puede faltar. Es, por supuesto, una tarea que requiere de mucha dedicación. De la misma forma, con estas labores se abren oportunidades de conocer en uno mismo cualidades y actitudes que de otro modo pasan desapercibidas. Con su cuidado, la salud de las personas mayores se verá mejorada desde dos ámbitos: el primero a nivel psicológico; ya que, gracias a tu compañía, es algo muy positivo para que se sientan en soledad. Y el segundo porque facilitarás sus tareas diarias que, con la edad, les cuesta más realizar.

Necesidades de las personas mayores

Las necesidades de las personas mayores pueden incluir varios tipos de ayudas. Algunas mínimas como dar paseos y otras más sofisticadas como la higiene personal diaria. En la mayor parte de los casos, es la familia de una persona mayor la que se encarga de realizar estas labores, pero, en ocasiones, hay algunas que prefieren no ofrecer ese cuidado y contratar a personas para realizar estas tareas. Es cierto que algunas personas optan por esta idea porque creen que no están preparados para responder a este tipo de esfuerzos o tareas.

Además de las señaladas anteriormente, es preciso nombrar otro tipo de tareas que tienen cabida en el cuidado de las personas mayores para contribuir a su salud. Es habitual la ayuda en las actividades de la casa; como cocinar, lavar, limpiar, planchar, etc. Otras como acompañarlas a hacer labores fuera del domicilio, como ir al médico, por ejemplo, u otras como la supervisión de medicamentos.

¿Por qué las cuidamos?

Es difícil establecer un punto de coincidencia en este aspecto, ya que cada persona puede pensar una cosa u otra. Sin embargo, si que hay establecidos algunos parámetros que generalizan esta cuestión. La mayor parte de las personas que cuidan a un familiar está de acuerdo en que se trata de un deber moral, donde no puede ser eludida una cuestión que conlleva una responsabilidad social y, a la vez, familiar.

También hay otros motivos varios como el altruismo, es decir, para mantener el bienestar del día a día en un familiar. La reciprocidad es otro aspecto para tener en cuenta, ya que, generalmente, estas personas nos cuidaron cuando éramos pequeños. Y en la mayoría de las ocasiones, la gratitud que nos muestra la persona cuidada es muy satisfactoria.

El cuidado de una persona mayor suele ser una experiencia duraderaEl cuidado de una persona mayor suele ser una experiencia duradera

Algún día, seremos mayores y nos gustará estar bien cuidados y valorados. Posiblemente no podamos hacer las cosas que haríamos de jóvenes. Las sociedades que se encargan de respetar y cuidar a las personas mayores es una sociedad ejemplar. Lo que tenemos es, en gran medida, gracias a ellas. Por este y muchos motivos más no tenemos que dejar que sus vidas caigan en el olvido.

¿Cuánto tiempo cuidamos a las personas mayores?

El cuidado de una persona mayor suele ser una experiencia duradera que exige reorganizar la vida familiar, laboral y social en función de las necesidades del momento. Quienes atienden a personas de edad avanzada suelen dedicar más tiempo a su cuidado, puesto que estas requieren más necesidades que ya no pueden cubrir por ellas mismas.

Consejos para cuidar a las personas mayores

Cuando llega el momento de cuidar a una persona mayor, nos invaden las dudas de cómo hacerlo. Es muy importante que la persona que se haga cargo debe ser aquella que esté capacitada y motivada para hacerlo. Hay que tener paciencia y tratar con cariño para tratar de intentar mejorar su bienestar físico, mental y social.

Lo primero que se debe hacer es tener en cuenta las necesidades de la persona mayor de la que se está a cargo, así como los recursos con los que vas a contar para ello. Si es un adulto mayor, posiblemente presente diversas patologías, por lo que lo más recomendable es contar con toda la información necesaria de médicos, por ejemplo, para saber cuál es la mejor forma de actuar en cada momento. A su vez, suele ser muy acertado el hecho de establecer una rutina diaria con ellos para ayudarlos a sentirse seguros. Las personas mayores ven esto como un reto diario que les motiva más para esforzarse.

Y es que, un simple paseo, jugar a las cartas o practicar alguna actividad que les distraiga puede servirles de mucha ayuda. También puede mejorar en gran medida el hecho de establecer agarraderos en el baño para facilitar su higiene y aumentar su seguridad. Es muy común que la persona mayor consuma varios medicamentos y se pueda confundir con ellos o con la cantidad. Existen pastilleros con los que puedes facilitar el control de estos. Una dieta equilibrada les ayudara a prevenir cualquier problema de salud, además de ayudar a que se fortalezca física y mentalmente.

Para cuidar a personas mayores tenemos que saber que hay que promoverles actividades para hacerle llevar una vida activa y saludable. Por ejemplo, la memoria tiende a decaerse con la edad y mediante diversos modos debemos ayudarles a estimular su mente. El aspecto social también es muy importante, y ayudarle a mantenerse socialmente conectado puede contribuir a una positiva socialización. Es fundamental para que la persona mayor sienta que sigue viviendo con una calidad de vida sin sentirse apartado a nivel social. Otra cosa para tener en cuenta es el afecto. Si lo reciben le proporcionaras una mayor confianza, además de subirle la autoestima.

Cuando una persona se siente aislada tiene muchísimas posibilidades de contraer enfermedadesCuando una persona se siente aislada tiene muchísimas posibilidades de contraer enfermedades

Estas recomendaciones seguro que te ayudan para cuidar de la salud de las personas de avanzada edad. Al fin y al cabo, para cuidar a una persona en casa hace falta disciplina y otra serie de cualidades que hacen sentirse a gusto a la otra persona. Es cierto que son situaciones difíciles, pero no lo es menos el hecho de que también se crea un vínculo muy fuerte y una satisfacción enorme. Son muchas las horas que puedes pasar con ella y la paciencia es algo fundamental.

La soledad en las personas mayores

Según numerosos estudios, cuando una persona se siente aislada tiene muchísimas posibilidades de contraer enfermedades, como la Demencia Senil, el Parkinson o el Alzheimer. Uno de los peligros más alarmantes de la sociedad es el desarrollo de la demencia y la pérdida de memoria, que hace que una persona deje cualidades que se necesitan en el día a día para poder tener una calidad de vida.

El cuidado de las personas mayores busca brindarles una compañía que alivien sus pensamientos negativos, como pueden ser las ganas de vivir, el echar de menos otras etapas de la vida o el mero hecho de no ser útil y no sentirse escuchados o parte de alguien.

Jubilación en las personas mayores

La jubilación puede parecer un alivio en la mayoría de los casos. El hecho de haber trabajado durante toda una vida hace que estemos esperando mucho tiempo este momento, pero realmente, a la larga, puede convertirse en un problema. El cambio de hábito hace que echemos de menos la rutina de tener algo que hacer cada día. En esta etapa debemos buscar otro tipo de entretenimientos que nos permitan desconectar de esos pensamientos negativos.

La jubilación puede parecer un alivio en la mayoría de los casosLa jubilación puede parecer un alivio en la mayoría de los casos

Disfrutar de la jubilación mejora la salud física y mental, y para ello tenemos que seguir una serie de medidas. Por ejemplo, mantener las relaciones sociales, realizar actividades físicas, estar en contacto con la naturaleza; ya sea dando un paseo o dando dos. Las actividades mentales son muy útiles; como las sopa de letras o los sudokus, mantener una buena alimentación, tomar correctamente la medicación y, sobre todo, ocupar el tiempo libre. De lo contrario, si se adopta una vida sedentaria será fatídico para la salud y autoestima.

En definitiva, tener ocupado el tiempo de cada día es fundamental para prevenir enfermedades y promover el bienestar individual. En caso de no tener esa vida social por circunstancias de la vida, se puede contratar a personal o que sea la propia familia la encargada de pasar el tiempo con una persona mayor. Si dejamos los días pasar y no tenemos tiempo más allá que para la soledad, las enfermedades se contraerán antes y las ganas de vivir serán menores. Todo depende de las ganas y, especialmente la voluntad.

Las personas mayores y su salud

El envejecimiento de la población es un fenómeno que hemos de contemplarlo como algo positivo. Es la etapa final de la vida de una persona que ha pasado por todos los capítulos de ésta. Su salud no suele estar en su máximo exponente, pero sus ganas de seguir viviendo sí deben de estarlo. La compañía puede ayudar enormemente a olvidar problemas que afecten todavía más a la salud de una persona mayor.

En España, la esperanza de vida es bastante amplia. Algo que mucho tiene que ver con la calidad de vida de las personas, y como hemos citado con anterioridad, su cuidado y compañía hace que esta aumente aún más.

Artículos recomendados