Menú
¿A partir de qué temperatura se considera que tenemos fiebre?

TEMPERATURA Y FIEBRE

¿A partir de qué temperatura se considera que tenemos fiebre?

¿Qué temperatura tiene que marcar el termómetro para considerar que se tiene fiebre? ¿Qué podemos hacer?

Coral Ferrero Ibáñez

La temperatura corporal la crea y elimina nuestro cuerpo, y se trata de una medida que regula el calor. Esta temperatura mantiene activo nuestro metabolismo, por lo tanto, puede variar según el momento del día, la actividad que estemos realizando, nuestra edad y las características de cada persona.

Nuestro cuerpo sabe mantener la temperatura dentro de los límites adecuados, puesto que, si la temperatura ambiente es fría, nuestros vasos sanguíneos van a contraerse, con lo que la sangre no va a llegar hasta nuestra piel y nos pondremos a tiritar para generar calor; por el contrario, si hace mucho calor, los vasos sanguíneos se dilatarán, llegará un exceso de sangre a la superficie de la piel y nos pondremos a sudar para refrescarnos. Todo este trabajo corre a cargo del hipotálamo, que es una parte del cerebro.

La temperatura normal de una persona sana oscila entre los 36.5ºC y los 37ºC, aunque puede variar hasta en 1ºC debido a varios factores: la hora del día (por la noche nuestra temperatura es más elevada), una fuerte actividad física, una comida copiosa, una emoción inesperada, la ovulación o periodo femenino o, simplemente el sueño, que hace descender nuestra temperatura.

¿Cómo debemos medir la temperatura?

Para medir la temperatura de nuestro cuerpo disponemos de un instrumento: el termómetro. Los tipos de termómetro más utilizados son los de mercurio y los digitales. Los primeros disponen de un pequeño depósito de mercurio que se dilata con la temperatura alcanzando la graduación indicada. Los termómetros digitales utilizan la tecnología electrónica para registrar la temperatura corporal.

Las partes del cuerpo que reflejan más fielmente nuestra temperatura son las axilas, la boca, el oído, las ingles y el recto. Dependiendo de culturas y edad, es preferible tomarla en uno u otro lugar. Por ejemplo, en España, las personas adultas suelen tomársela en las axilas, en bebés y niños muy pequeños, lo mejor es en el recto ya que ofrece una medición rápida y fiable, en niños más mayorcitos puede medirse en la ingle y las mediciones en la boca no son usuales en nuestro país. Las mediciones de temperatura en el oído requieren de un termómetro por infrarrojos, pero son fiables, rápidas y nada molestas.

Las lecturas de temperatura pueden cambiar perceptiblemente según el lugar del cuerpo donde la hayamos realizado. De esta manera, la axila y la ingle ofrecen los resultados menos exactos, el recto da un resultado al que hay que restar aproximadamente 0.8º y el resultado bucal o del oído, son los más exactos.

poner el termómetroLa axila y la ingle ofrecen los resultados menos exactos en la medición de temperatura

Si utilizamos termómetros de mercurio, en la axila o la ingle deberemos mantenerlo durante 4 ó 5 minutos; en el recto, con, aproximadamente, un minuto, tendremos un resultado fiable. Cuando utilizamos termómetros digitales, basta esperar a oír el pitido.

Si la medición de nuestra temperatura corporal varía entre las cifras indicadas anteriormente (36.5ºC-37Cº) no hay fiebre; si los resultados son entre 37.3ºC y 37.7ºC podemos hablar de febrícula; si no llega a 41ºC, tenemos fiebre, pero si llega o sobrepasa los 41ºC tenemos una hiperpirexia (fiebre alta) que se debe tratar con urgencia, puesto que 42ºC pueden ser mortales para la persona por la forma que afecta el exceso de temperatura al cerebro.

¿Cuándo debemos acudir al médico?

Las causas por las que podemos tener fiebre son muy variadas: infecciones del tracto respiratorio, urinarias, apendicitis, gastroenteritis; en los niños puede darse fiebre tras una vacunación, en la dentición... Para saber cuándo debemos acudir al médico en caso de fiebre, lo más recomendable es seguir las siguientes pautas:

- Si una persona adulta o un niño tienen simplemente febrícula, sin ningún otro síntoma adicional (dolor de cabeza, falta de apetito, pasividad...), entonces sólo hay que descansar y tomar suficientes líquidos, a menos que la febrícula se prolongue durante varios días sin mejora, situación que sería conveniente comentar con el médico. O que se padezca una enfermedad crónica como diabetes, fibrosis quística, enfermedad cardíaca o anemia.

- Si, a pesar de tener la fiebre baja, el adulto o el niño se encuentra incómodo y con malestar, podemos administrar medicamentos como el paracetamol o el ibuprofeno para mitigar las molestias.

medir la fiebreUna temperatura superior a 38º es motivo de consulta médica

- Una fiebre de 38º más o menos, ya debería llevarnos a la consulta del doctor si el bebé tiene menos de tres meses; si, tenga la edad que tenga el paciente, dura más de un día, tiene algún sarpullido o dolor de garganta u oído, dolor al orinar, si hay algún problema con el sistema inmunitario, si se siente confundido, adormilado o con rigidez o dolor fuerte de cabeza, ya que podría tratarse del aviso de una enfermedad grave.

- Siempre hay que ir al médico, y urgentemente, cuando haya inconsciencia, dificultad para respirar, o convulsiones, tanto en niños como en adultos. Y por supuesto, cuando la fiebre alcance los 41º.

Con todos estos datos ya sabremos qué es fiebre, cómo medirla, cómo tratarla y cuándo es o no necesario o urgente acudir a la consulta médica.

Artículos recomendados