Menú
Por qué duele la vejiga si no hay infección

VEJIGA

Por qué duele la vejiga si no hay infección

En ocasiones la vejiga puede doler mucho y eso no significa que tenga infección, ¿qué lo puede causar?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

La vejiga puede doler por diferentes motivos y es necesario saber identificarlo a tiempo para que de esta manera, se sepa cuál es el problema y se busque el tratamiento lo antes posible. El dolor en la región de la vejiga es generalmente el resultado de una infección del tracto urinario. El análisis de orina es el método estándar para confirmar positivamente una infección urinaria, pero un solo análisis de orina negativo no necesariamente descarta infección.

Si el dolor persiste después de múltiples cultivos de orina negativos y no hay otras señales de infección, como por ejemplo la fiebre, los médicos comenzarán a considerar otras causas no infecciosas para el dolor. A continuación vamos a comentarte algunas posibles causas de por qué duele la vejiga si no hay infección en ella.

Piedras de vejiga

Las piedras son la causa más común de dolor en la vejiga junto a la infección. Las piedras se forman cuando diversas sustancias disueltas en la orina se precipitan para formar cristales. Todos los cristales en realidad comienzan en los riñones, pero algunos permanecen pequeños hasta que se mueven hacia la vejiga, en cuyo punto comienzan a crecer... y a doler.

Las piedras en la vejiga en sí generalmente no causan síntomas a menos que sean grandes o lo suficientemente numerosas como para dañar o inflamar la pared de la vejiga. El dolor y el sangrado ocurren con mayor frecuencia cuando los cálculos pasan de los riñones a la vejiga a través de los uréteres o salen de la vejiga a través de la uretra. Los tratamientos para los cálculos en la vejiga dependen de la sustancia que comprende el cálculo. Algunos pueden tratarse con medicamentos o dieta, mientras que otros requieren cirugía.

Las piedras son la causa más común de dolor en la vejiga junto a la infecciónLas piedras son la causa más común de dolor en la vejiga junto a la infección

Obstrucción del tracto urinario

Las obstrucciones del tracto urinario son la siguiente causa más común de dolor de vejiga. Las obstrucciones de la salida de la vejiga o de la uretra pueden provocar dolor debido a la distensión constante o la sobretensión de la vejiga causada por la retención crónica de orina.

El dolor de la obstrucción del tracto urinario suele ir acompañado de una sensación constante de plenitud de la vejiga. Las causas más comunes de obstrucción de la vejiga en hombres mayores son el agrandamiento benigno de la próstata y el cáncer de próstata. A menudo, la retención urinaria es el primer síntoma de problemas de próstata que los pacientes notan. En los niños, las causas más comunes de obstrucción son defectos congénitos en el sistema urinario que hacen que la obstrucción sea más probable. Estos defectos generalmente se hacen evidentes en el primer o segundo año de vida.

Cáncer de vejiga

El cáncer de vejiga es otra posible fuente de dolor no infeccioso. Es la enfermedad que más preocupa a los pacientes, pero afortunadamente, es menos común que las otras causas de dolor de vejiga mencionadas hasta ahora. El primer síntoma notable del cáncer de vejiga es la sangre en la orina, con dolor u otras sensaciones de incomodidad que siguen poco después.

El mayor factor de riesgo para el cáncer de vejiga es fumar tabaco, la radiación y la exposición a ciertos parásitos y productos químicos industriales, como los tintes, también implicados. El cáncer de vejiga generalmente se trata con cirugía y, a veces, con quimioterapia si se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

El cáncer de vejiga es otra posible fuente de dolor no infecciosoEl cáncer de vejiga es otra posible fuente de dolor no infeccioso

Como ves, la vejiga no solo causa dolor cuando hay una infección. Existen otras causas que pueden causar este dolor y por lo tanto, si te duele, no mires hacia otra parte. Será necesario que acudas a tu médico para que valore cuál es tu estado de salud y que te diagnostique exactamente por qué sientes dolor y así poder comenzar el tratamiento adecuado cuanto antes.

Artículos recomendados