Menú
Qué es una ostomía

OSTOMÍA

Qué es una ostomía

Tu médico podrá recomendarte una ostomía para tratar problemas intestinales graves o para dejar que una parte del cuerpo sane después de una operación quirúrgica.

Maria del Carmen Roldán Prieto

Una ostomía es un orificio hecho mediante un procedimiento quirúrgico para permitir que las heces o la orina salgan del cuerpo a través del abdomen. Es una nueva ruta de salida para los excrementos si por alguna razón no puedes expulsarlos con normalidad. El lugar exacto de la ostomía dependerá del motivo de la cirugía.

En el orificio, un pequeño extremo abierto del uréter o intestino delgado o grueso sobresale a través de la piel. Esto se llama estoma y tendrá una apariencia roja o rosada. No tiene terminaciones nerviosas, por lo que lo normal es que no duela. El cirujano conectará esta estoma del abdomen a una bolsa, que tendrá la función de recoger la orina y las heces.

Razones para la ostomía

Tu médico podrá recomendarte una ostomía para tratar problemas intestinales graves o para dejar que una parte del cuerpo sane después de una operación quirúrgica. También es posible que se necesite una ostomía si ciertos órganos están enfermos o deben ser extirpados.

Existen dos tipos principales de ostomía que ayudan a eliminar las hecesExisten dos tipos principales de ostomía que ayudan a eliminar las heces

Las razones que pueden llevar a la realización de una ostomía son:

Tipos de ostomía

Existen dos tipos principales de ostomía que ayudan a eliminar las heces, y un tipo que desvía la orina:

  • Ileostomía. El fondo del intestino delgado, llamado íleon, se eleva a través de la pared abdominal para crear un estoma. Esta técnica se lleva a cabo si se padece cáncer de colon o una enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Colostomía. Si debido a un cáncer se extirpa parte del colon, una colostomía puede unir el colon restante al exterior para expulsar las heces.
  • Urostomía. Los conductos que llevan la orina a la vejiga se redirigen al estoma. Se puede optar por esta opción si se tiene cáncer u otras enfermedades que causen problemas graves de vejiga.

Además de la ostomía tradicional existen otras opciones. Por ejemplo, se pueden poner una bolsa dentro del cuerpo para recoger las heces, que se expulsan directamente a través del ano.

Una ostomía temporal se puede extraer cuando ya no es necesaria, incluso una ostomía permanente a veces es reversible.

La cirugía para la ostomía

Esta cirugía se realiza bajo anestesia general, lo que significa que no estarás despierto ni sentirás ningún dolor.

Antes de la operación, el equipo médico encontrará el mejor lugar para el estoma, normalmente en la parte frontal del abdomen. La cirugía cambiará según el tipo de procedimiento que se necesite.

Normalmente, el cirujano conectará un órgano interno, como el intestino, con una abertura en la pared abdominal. El personal del hospital te mostrará cómo cuidar de tu estoma y cómo vaciar tu bolsa de excrementos.

Tras la operación, hay un período post operatorio de un par de meses, tras los cuales se puede retomar las actividades normales de la vida diaria. Es posible que se deba evitar conducir y levantar objetos pesados durante dos o tres semanas. Una vez que te hayas recuperado, puedes volver a tu vida normal, a excepción de la práctica de deportes de contacto como las artes marciales o el fútbol.

Después de la cirugía puede que sufras de problemas comunes, como flatulencias, diarrea o estreñimiento. Estos son problemas sin importancia pero que se deberán consultar con el médico si no desaparecen en pocos días o se agravan.

Complicaciones de la ostomía

Las complicaciones que pueden aparecer después de una operación de ostomía son:

  • Picazón, enrojecimiento o irritación de la piel alrededor del estoma
  • Sangrado interno
  • Infecciones
  • Problemas con el estoma, como la aparición de una hernia o un prolapso
  • Una deficiencia de vitamina B12
  • Un desequilibrio electrolítico
  • Secreciones en tu ano o vejiga
  • Problemas para absorber el agua, vitaminas y otros nutrientes
Acostumbrarse a ir al baño de una manera diferente puede llevar algún tiempoAcostumbrarse a ir al baño de una manera diferente puede llevar algún tiempo

Si presentas algunos de estos problemas tras la cirugía, es conveniente comunicárselo al médico que está al frente de tu caso.

La vida diaria con una ostomía

Acostumbrarse a ir al baño de una manera diferente puede llevar algún tiempo. Después de la cirugía, las heces saldrán por el estoma y se depositarán en una bolsa desechable.

La frecuencia con la que se defecará u orinará dependerá de lo que se ingiera, el tipo de procedimiento que hayas tenido y la frecuencia con la que ibas al baño antes de la operación.

Es posible que debas cambiar tu dieta para controlar tus evacuaciones intestinales durante un tiempo después de la cirugía. Pero una vez recuperado o recuperada, deberías poder comer con absoluta normalidad.

Es posible que te preocupen las reacciones negativas tanto de personas conocidas como desconocidas, pero en realidad, la ostomía estará cubierta por tu ropa, por lo que la mayoría de las personas ni siquiera notarán tu estado.

Tener relaciones sexuales puede parecer más complicado tras la operación, y es posible que se necesiten hacer algunos cambios en ese aspecto para tener comodidad, como el uso de unas posturas en vez de otras. Pero más allá de eso, o de esconder un poco la bolsa durante las relaciones para que no distraiga, tu pareja y tú podéis tener una vida sexual prácticamente normal. La ostomía no tiene por qué suponer un impedimento.

Si te parecen difíciles los cambios sociales, emocionales y prácticos de tu vida que suponen una ostomía, puedes buscar apoyo tanto en tu médico como en tu familia y amigos. También puedes contactar con personas que tengan los mismos problemas que tú o trabajar con un terapeuta enterostomal, capacitado para tratar con los problemas cotidianos que supone vivir con un estoma.

Buscando apoyos en vez de sufrir el problema de manera individual sin duda hará que veas este cambio de tu situación de una manera más positiva ya que las personas de tu entorno más cercano siempre tratarán de ayudarte cuando lo necesites. Sentirte arropado o arropada por tus seres queridos te dará la fuerza necesaria para afrontar los nuevos obstáculos que puedas ver en tu vida.

Artículos recomendados