Menú
7 secretos para evitar que las legumbres te den gases

LEGUMBRES

7 secretos para evitar que las legumbres te den gases

Las legumbres son ricas en hierro, vitaminas y minerales, lo que convierte les convierte en alimentos saludables

Antonia Torres Gutiérrez

Las legumbres deben formar parte de la dieta de todas las personas de manera habitual. Esto es debido a sus numerosas propiedades nutricionales, que las convierten en uno de los alimentos más saludables. Las legumbres son ricas en hierro, vitaminas, minerales y carbohidratos, lo que convierte a este grupo de alimentos en uno de los más beneficiosos para todos.

Pero muchas veces, se evitan tomar legumbres porque a pesar de sus numerosos beneficios, tienen el inconveniente de producir gases e inflamación abdominal. Y eso en según qué circunstancia, puede resultar demasiado embarazoso. No obstante, existen algunos trucos sencillos para evitar que las legumbres den gases, así, podrás tomarlas de forma habitual sin tener que sufrir esas molestias.

Por qué producen gases las legumbres

La razón por la cual las legumbres son tan pesadas, producen gases e inflamación abdominal, se encuentra en los componentes de este rico alimento. Las legumbres contienen un grupo de sustancias llamadas oligosacáridos, que son unas moléculas que el organismo no puede digerir. De esta forma, los oligosacáridos como la verbascosa, la estaquiosa o rafinosa, se acumulan en el intestino grueso.

Las legumbres contienen un grupo de sustancias llamadas oligosacáridosLas legumbres contienen un grupo de sustancias llamadas oligosacáridos

Dicha acumulación es la que produce que el abdomen se inflame, las flatulencias y que, además, estas presenten un olor mucho más desagradable que las producidas por otros alimentos. Esto es porque no se pueden eliminar de forma normal, como ocurre con el resto de gases que producen las bacterias de la flora intestinal, que trabajan para digerir todos los alimentos que se ingieren.

Cómo evitar que las legumbres produzcan gases

Los gases y las flatulencias que producen las legumbres son muy molestas, además de ser incómodas, producen dolor abdominal y mala digestión. Sin embargo, sus beneficios nutricionales son muy importantes para el organismo y por ello deben formar parte de la dieta. Por lo tanto, en lugar de evitar comer legumbres para no tener que lidiar después con las molestias que producen, introduce algunos cambios a la hora de cocinarlas para que así, las puedas digerir mejor y evitar las incómodas flatulencias.

Prueba los siguientes trucos para evitar que las legumbres te den gases, seguro que te sorprenderás. Se trata de realizar pequeños cambios a la hora de preparar tus platos de legumbres, pero con los que resolverás este molesto inconveniente. Volverás a tomar platos a base de este alimento tan rico y beneficioso para la salud, pero de una forma mucho más saludable.

Cada tipo de legumbre requiere un tiempo en remojo para ablandarlas Cada tipo de legumbre requiere un tiempo en remojo para ablandarlas

  1. Poner las legumbres en remojo: Cada tipo de legumbre requiere un tiempo en remojo para ablandarlas y que así sea menor el tiempo de cocción. Pero además de servir para reducir el tiempo que tardan las legumbres en cocinarse, ponerlas en remojo es la única manera de eliminar los oligosacáridos. Pero es necesario que las legumbres estén en remojo un mínimo de 12 horas, así se reblandece la piel y se rompe, junto con los oligosacáridos. Por otra parte, poner en remojo las legumbres ayuda a eliminar las saponinas, una sustancia que también contienen los alimentos de este grupo. Esta sustancia interfiere a la hora de asimilar otros nutrientes como el calcio.
  2. El bicarbonato de sodio: Al cocinar tus platos de legumbres, añade al guiso una cucharada de bicarbonato de sodio. Esta sustancia acelera el proceso de cocinado de las legumbres y además, favorece el proceso de digestión.
  3. Hierbas aromáticas y especias: Añade a tus guisos de legumbres algún tipo de hierba aromática, como hinojo, tomillo o romero. También el comino es un gran aliado a la hora de evitar las flatulencias que producen las legumbres. Solo tienes que añadir una cucharadita en tus guisos de legumbres, además de añadir un toque de sabor muy especial, evitarás los gases.
  4. Legumbres sin piel: En la piel de las legumbres es donde se encuentran los oligosacáridos, la sustancia que el organismo no puede digerir y que produce los gases. En el mercado puedes encontrar algunos tipos de legumbres sin piel, como las lentejas rosadas.
  5.  También es muy recomendable tomar una infusión después de comer legumbres También es muy recomendable tomar una infusión después de comer legumbres

  6. Una infusión después de comer: También es muy recomendable tomar una infusión después de comer legumbres, como la manzanilla con o sin anís, poleo menta, hinojo o salvia. Todas ellas con grandes propiedades antiinflamatorias, son infusiones que mejoran la función digestiva y te ayudarán a eliminar los gases. Si añades una cucharadita de canela a tus infusiones, todavía resultarán más efectivas.
  7. Tomar las legumbres en puré: Si normalmente padeces de digestiones lentas, es aconsejable que tomes las legumbres en puré ya que así es más fácil de digerir este alimento. Al triturar este alimento eliminas las sustancias que el organismo no digiere bien. Puedes preparar purés de lentejas, hummus de garbanzos, y todo tipo de sopas y cremas a base de estos alimentos.
  8. Cocinar en olla exprés: La olla exprés es un gran aliado a la hora de preparar muchos de los guisos y platos más consumidos. Además de ahorrar una gran cantidad de tiempo, cocinar en olla exprés permite conservar mejor los nutrientes de los alimentos. En cuanto a las legumbres, esta forma de cocinarlas también es una excelente forma de reducir las molestias intestinales.

Comer de forma moderada y variada

La mejor manera de evitar los efectos negativos de ciertos alimentos, es realizando una dieta variada y equilibrada que incluya alimentos de todo tipo. Cuando tomes alimentos más pesados, como es el caso de las legumbres, procura comer de forma moderada, masticando bien durante al menos 20 segundos con cada cucharada y tomándote un tiempo para comer con tranquilidad. De lo contrario, solo conseguirás ralentizar aún más tu digestión y sufrirás los efectos negativos de las legumbres.

Procura espaciar las legumbres en el tiempo, no las tomes dos días seguidos o en el mismo día. Así tu cuerpo tendrá tiempo de digerirlas bien y evitarás problemas digestivos. Sin embargo, es importante que comas lentejas, garbanzos o alubias de forma regular, para que así tu cuerpo se acostumbre a digerir las legumbres con mayor facilidad. Recuerda la importancia de realizar actividad física, especialmente cuando tomes alimentos más pesados como las legumbres. Evita recostarte o tumbarte nada más terminar de comer, así ayudarás a tu cuerpo a realizar la digestión y evitarás el dolor abdominal, las flatulencias y la inflamación.

Artículos recomendados