Menú
Cómo influye tu peso en tu calidad de respiración

PESO

Cómo influye tu peso en tu calidad de respiración

Varios estudios han demostrado que el volumen de reserva respiratoria, aumenta después de la pérdida de peso.

Maria del Carmen Roldán Prieto

Hoy en día, la obesidad es una de las principales epidemias de este milenio y afecta a personas de todo el mundo. La obesidad causa múltiples complicaciones sistémicas, algunas de las cuales tienen como consecuencia un deterioro grave de órganos y tejidos. Estas complicaciones implican cambios mecánicos causados por la acumulación de tejido adiposo y las numerosas citocinas producidas por los adipocitos.

La obesidad también interfiere significativamente en la función respiratoria al disminuir el volumen pulmonar, concretamente el volumen de reserva espiratoria y la capacidad residual funcional. Debido a la ineficiencia de los músculos respiratorios, la fuerza y la resistencia pueden reducirse. Todos estos factores conducen a una sobrecarga inspiradora que aumenta el esfuerzo respiratorio, el consumo de oxígeno y el gasto de energía respiratoria.

Hoy en día, la obesidad es una de las principales epidemias de este milenioHoy en día, la obesidad es una de las principales epidemias de este milenio

Hay que destacar que los patrones de distribución de grasa corporal influyen significativamente a través del efecto directo de la acumulación de grasa en las regiones torácica y abdominal. La pérdida de peso causada por varios tipos de tratamiento, como la dieta baja en calorías, el balón intragástrico y la cirugía bariátrica, mejora significativamente la función pulmonar y el síndrome metabólico y reduce el índice de masa corporal.

La obesidad

En las últimas décadas, la prevalencia de la obesidad ha aumentado dramáticamente y se ha convertido en la enfermedad metabólica más común en todo el mundo, pudiendo considerarse una epidemia global. La etiología de la obesidad es compleja y multifactorial y resulta de la interacción de los genes con el medio ambiente, el estilo de vida y los factores emocionales.

El estilo de vida moderno es un potente factor de riesgo para la obesidad. La disminución de los niveles de actividad física y el aumento de la ingesta calórica son factores ambientales importantes que contribuyen a la obesidad.

El creciente número de personas con sobrepeso y obesidad es un grave problema de salud pública que tiene implicaciones para la sociedad y los sistemas de salud a escala mundial. Las consecuencias económicas de la obesidad y las enfermedades asociadas no se limitan a los altos costes médicos, sino que también incluyen los costos indirectos o sociales, como la disminución de la calidad de vida, los problemas de ajuste social, la pérdida de productividad, la discapacidad asociada con la jubilación anticipada y la muerte.

Los efectos de la obesidad en el sistema respiratorio se están estudiando cada vez másLos efectos de la obesidad en el sistema respiratorio se están estudiando cada vez más

Los efectos de la obesidad en el sistema respiratorio se están estudiando cada vez más. La acumulación de grasa en el cuerpo provoca cambios en la fisiología respiratoria, con el consiguiente deterioro de varios parámetros de la función pulmonar. Diferentes patrones de distribución de grasa corporal afectan de manera diferencial y negativa la función del sistema respiratorio.

La obesidad y la función pulmonar

La obesidad afecta al sistema respiratorio por varias vías, incluyendo los cambios de funcionamiento debidos a la deposición de grasa en la pared torácica, el abdomen y las vías respiratorias superiores, así como la inflamación sistémica. Aumenta el trabajo de la respiración como consecuencia del sobrepeso, y, por tanto, aumenta el impulso respiratorio neural, además de causar trastornos del sueño respiratorio y, finalmente, insuficiencia respiratoria hipercapnica.

En este contexto, las pruebas de la función pulmonar pueden ser útiles para evaluar si un cambio fisiológico puede explicarse por los efectos bien conocidos de la obesidad en el sistema respiratorio. Además, la detección de cambios en el sistema respiratorio como resultado de la obesidad puede ser importante porque varios de estos cambios pueden revertirse mediante la pérdida de peso o el tratamiento quirúrgico de la obesidad.

¿Cómo funciona la respiración?

En la respiración normal, el diafragma se contrae, empujando el contenido abdominal hacia abajo y hacia adelante. Al mismo tiempo, la contracción de los músculos intercostales externos tira de las costillas hacia arriba y hacia adelante.

En personas obesas o con sobrepeso, este mecanismo se ve afectado porque el exceso de grasa corporal que recubre el pecho y ocupa el abdomen limita la acción de los músculos respiratorios. Estos cambios estructurales en el área torácico-abdominal restringen la movilidad diafragmática y el movimiento en las costillas, lo que promueve cambios en la dinámica del sistema respiratorio e impide su correcto funcionamiento, lo que lleva a un deterioro del funcionamiento de los músculos respiratorios.

La reducción de la distensibilidad pulmonar también puede deberse al aumento del volumen sanguíneo pulmonarLa reducción de la distensibilidad pulmonar también puede deberse al aumento del volumen sanguíneo pulmonar

La reducción de la distensibilidad pulmonar también puede deberse al aumento del volumen sanguíneo pulmonar, al cierre de las vías respiratorias dependientes con la formación de pequeñas áreas de atelectasia o al aumento de la tensión superficial alveolar debido a una reducción en la capacidad funcional residual. Además, los cambios en el control neural de la respiración y los aumentos en el volumen sanguíneo torácico debido al depósito de grasa en el tórax también promueven cambios en los parámetros de la función pulmonar.

Relación entre la obesidad, el asma y la hiperreactividad bronquial

La obesidad se ha asociado con una mayor incidencia, prevalencia y gravedad del asma y con una función pulmonar alterada, una respuesta deficiente al tratamiento y una alta morbilidad. La incidencia de asma es mayor en personas obesas, y un aumento de tres unidades en el índice de masa corporal (IMC) se asocia con un aumento del 35% en el riesgo de asma. El estilo de vida sedentario y la capacidad limitada para realizar actividades físicas entre las personas obesas pueden empeorar los síntomas del asma.

Al reducir el volumen funcional del pulmón, la obesidad puede cambiar el diámetro de los conductos respiratorios debido a la interdependencia de estos conductos y el parénquima pulmonar adyacente. Estos efectos favorecen el desarrollo de la hiperreactividad bronquial incluso en personas no asmáticas.

Aunque la asociación entre el asma y la obesidad seguía siendo incierta hasta hace poco, la existencia de diferentes fenotipos de asma ahora es bien reconocida. Se han destacado dos fenotipos de asma en individuos obesos:

  • una forma alérgica de inicio temprano que se complica por la obesidad
  • una forma no alérgica de inicio tardío que ocurre solo en el contexto de la obesidad

Mientras que los asmáticos obesos de la forma no alérgica de inicio tardío tienen vías respiratorias más compatibles, los asmáticos obsesos de la forma alérgica de inicio temprano muestran un engrosamiento inflamatorio considerable de las vías respiratorias. Por tanto, estos dos fenotipos parecen ser condiciones patológicas bastante distintas en individuos obesos con asma.

Disnea por esfuerzo en personas obesas

La disnea por esfuerzo es una queja común de los adultos obesos. Sin embargo, el mecanismo responsable de este síntoma todavía no está bien definido.

La obesidad tiene un claro potencial para afectar directamente a la respiración durante el ejercicioLa obesidad tiene un claro potencial para afectar directamente a la respiración durante el ejercicio

La obesidad tiene un claro potencial para afectar directamente a la respiración durante el ejercicio físico porque hay un aumento en el consumo de oxigeno y la producción de dióxido de carbono debido al endurecimiento del sistema respiratorio con el aumento del trabajo necesario para mantener el ejercicio.

Por tanto, hasta un ligero aumento en la ventilación por minuto en relación con los niveles de reposo puede dar lugar a un aumento considerable en la relación entre el consumo de oxígeno y el trabajo respiratorio en adultos obesos. Esta proporción aumenta considerablemente en condiciones en las que se requieren niveles más altos de la ventilación por minuto, como practicando algún deporte, y esto puede dar como resultado la disnea por esfuerzo.

La relación entre obesidad, el síndrome de hiperventilación y la apnea obstructiva del sueño

La obesidad es el factor de riesgo conocido más común para el desarrollo de la apnea obstructiva del sueño. La prevalencia de la apnea obstructiva del sueño asociada con altas tasas de morbilidad y mortalidad aumenta con la edad. La incidencia máxima ocurre aproximadamente a los 55 años y la afección es más prevalente en hombres que en mujeres. La obesidad central y el aumento de la circunferencia del cuello son factores predisponentes para esta afección. La reducción o interrupción resultante del flujo de aire, que ocurre a pesar del esfuerzo inspiratorio, causa una ventilación alveolar deficiente y desaturación de oxihemoglobina, y en casos prolongados, un aumento progresivo de la presión parcial arterial de dióxido de carbono.

Algunas personas obesas desarrollan el síndrome de hipoventilación de la obesidad, que se define por la tríada de obesidad, hipoventilación diurna y respiración con trastornos del sueño. El síndrome de hipoventilación de la obesidad es más frecuente en mujeres que en hombres, y las mujeres posmenopáusicas con apnea obstructiva del sueño tienen mayor prevalencia de este síndrome. Esto se ha atribuido a las influencias hormonales, particularmente al papel de la progesterona como estimulante respiratorio antes de la menopausia. Entre las posibles causas de la patógenesis del síndrome de hipoventilación de la obesidad, algunos estudios han detectado daños en el aparato respiratorio consecuencia de la obesidad, resistencia a la leptina que conduce a la hipoventilación central, trastornos del sueño respiratorio y respuestas compensatorias deterioradas a la hipercapnia aguda.

Impacto del tratamiento de la obesidad y la pérdida de peso en la función pulmonar

La obesidad causa una serie de cambios en los parámetros de la función pulmonar, pero se sabe que la pérdida de peso mejora estos parámetros, apoyando la hipótesis de que los cambios respiratorios causados por la obesidad son un resultado directo del exceso de peso.

Varios estudios han demostrado que el volumen de reserva espiratoria, uno de los parámetros que se altera más significativamente en personas obesas, aumenta después de la pérdida de peso. La pérdida de peso también causa cambios en otros parámetros, como la capacidad residual funcional, la capacidad pulmonar total y el intercambio de gases, lo que resulta en un aumento de la oxigenación de la sangre. La fuerza muscular respiratoria y la disnea también mejoran después de la pérdida de peso.

En pacientes obesos con asma, la pérdida de peso se asocia con una mejoría de los síntomas, un menor uso de medicamentos, una mayor efectividad de la terapia con medicamentos y una reducción del riesgo ataques e ingresos hospitalarios. También se han constatado mejoras en la función pulmonar de estos pacientes.

Artículos recomendados