Menú
Pros y contras de las infiltraciones

TRATAMIENTOS RÁPIDOS

Pros y contras de las infiltraciones

Vamos a contarte qué son las infiltraciones y cuáles son los pros y los contras de realizarse este tipo de tratamiento rápido.

Antonia Torres Gutiérrez

Una infiltración consiste en administrar un medicamento directamente en una zona que necesite tratamiento rápido, por ejemplo, en un tejido blando o en un nervio. Aunque lo más habitual es que las infiltraciones se apliquen en las articulaciones. Con mayor frecuencia se realizan infiltraciones en el hombro, en la rodilla, en la cadera, el codo, la mano y el pie.

Para qué se realizan las infiltraciones

Cuando se realiza una infiltración en las articulaciones, el objetivo es reducir la inflamación rápidamente y con ello reducir también el dolor que esto produce. Independientemente de la lesión que provoque la inflamación, en las articulaciones se retiene líquido y eso produce un gran dolor y dificultad para realizar movimientos con normalidad.

La ventaja de la infiltración es que el medicamento llega rápidamente a la zona afectada y reduce las molestias con mucha velocidad. Algo que no se consigue si se administra el fármaco por vía oral, además, se evitan los posibles efectos secundarios que puedan producir dichos fármacos.

No obstante, la sustancia que se infiltra sirve para reducir la inflamación en la zona, reducir el dolor y mejorar la situación.

Sin embargo, este fármaco no elimina el problema porque no actúa como una "cura", lo que se inyecta generalmente es una sustancia corticoide o un anestésico. El corticoide actúa como un antiinflamatorio, por este motivo se reduce la inflamación, pero esta sustancia no elimina el problema.

Este tipo de técnica no está exenta desventajasEste tipo de técnica no está exenta desventajas

Efectos secundarios

Si tienes una lesión en alguna articulación o alguna de las zonas mencionadas, es probable que te recomienden realizarte una infiltración para reducir el dolor. Aunque esta técnica puede reducir notablemente tus molestias, es muy importante que hables primero con tu fisioterapeuta para conocer cuáles son las posibles desventajas de las infiltraciones en tu caso.

Este tipo de técnica no está exenta desventajas, puesto que la sustancia que se introduce en el cuerpo puede producir diversos efectos adversos. Por lo tanto, pide que te informen por bien sobre aquello que te va a realizar, qué tipo de sustancia te van a inyectar y si puede producirte algún problema de salud teniendo en cuenta tu historial médico personal.

Estas son alguna de las desventajas de las infiltraciones

Los corticoides, son un tipo de hormona del grupo de los esteroides y sus derivados. Estas hormonas son parecidas a unas que produce el propio organismo, que son las hormonas que producen las glándulas suprarrenales. Estas, son las encargadas de luchar contra la inflamación que se produce como consecuencia de algún traumatismo o alguna enfermedad.

Se utilizan para el tratamiento de muchas afecciones, sin embargo, los corticoides pueden resultar muy peligrosos para el organismo ya que existe el riesgo de que otros órganos se vean seriamente dañados. Por este motivo, el uso de los corticoides debe ser muy limitado y controlado por el especialista.

En cuanto a las infiltraciones, el corticoide utilizado puede producir los siguientes efectos adversos:

  • Debilitan los tendones: Los corticoides provocan que el tendón se debilite, por ello, cuando se realiza la infiltración sobre ese tejido, existe mayor riesgo de que este se rompa, ya que es un tendón con menos resistencia al cualquier esfuerzo.
  • Dificulta la absorción del calcio: Otro de los peligros de los corticoides, es que actúan como inhibidor del calcio. Es decir, esa sustancia impide que el calcio se fije correctamente en los huesos. Algo muy grave que puede producir enfermedades como la osteoporosis.
  • Puede producir alergias: Como cualquier otra sustancia, puede producirte algún tipo de alergia. Por lo que debes asegurarte de que no eres sensible a este tipo de medicamentos.

Pero además de los efectos secundarios que puede producir la sustancia que se utiliza para la infiltración, existen otros inconvenientes asociados a este tipo de técnica.

  • Agravar la lesión: La infiltración mejora el estado de la lesión, en cuanto a que reduce la inflamación y desaparece el dolor, pero no lo cura. La persona que recibe la infiltración puede pensar que dicha lesión ha desaparecido, ya que se encontrará mucho mejor. Esto le puede llevar a descuidarse y sufrir un empeoramiento del daño inicial.
  • Se puede repetir: Como ya sabes, la infiltración no sirve para curar la lesión, tan solo para mejorar el dolor. Por lo tanto, puede volver a repetirse en un tiempo más o menos largo y quizá tengas que volver a repetir la técnica.
  • Es necesario hacer reposo: Después de realizar la infiltración, existe el riesgo de que el tejido infiltrado se rompa de forma espontánea. Por este motivo, es fundamental hacer un reposo de al menos 72 horas una vez realizada la infiltración.
  • Puede producirse una infección: Aunque ocurre en muy pocas ocasiones y se trata de una complicación muy rara, existe el riesgo de que se produzca una infección como consecuencia de la infiltración, ya que se trata de una técnica invasiva.

 La infiltración no sirve para curar la lesión La infiltración no sirve para curar la lesión

Casos en los que el riesgo es mayor

Si presentas alguna patología o enfermedad previa, es muy importante que antes de proceder a la infiltración hables con tu médico de cabecera. Algunas enfermedades pueden agravarse después de inyectar el medicamento que se usa para la infiltración, como en los siguientes casos:

  • Si tienes diabetes: Porque puede producir una subida del azúcar
  • Hipertensión: Puede elevar la tensión arterial de forma peligrosa
  • En pacientes que toman Sintrom: Ya que los corticoides pueden alterar los resultados de este fármaco, además, cualquier inyección puede producir una hemorragia.

Cuándo se recomienda la infiltración

Los fisioterapeutas cuentan con diversas técnicas que pueden mejorar la lesión, antes de tener que recurrir a las infiltraciones. Por este motivo, la mayoría de especialistas lo que recomienda es que el paciente se someta a la fisioterapia recomendada para eliminar la lesión antes de tener que recurrir a la infiltración.

No obstante, cuando se produce la inflamación de los tejidos en la zona dañada, es muy complicado eliminar el dolor mediante medicamentos de uso oral. Podrás tomar muchos analgésicos, pero con seguridad seguirás notando el dolor. En este caso, es necesario realizar la infiltración para poder reducir el dolor y que puedas realizar tu vida con cierta normalidad.

Lo que siempre debes hacer es escuchar las recomendaciones de tu especialista, en este caso tu fisioterapeuta. Primero intentará eliminar tu lesión mediante técnicas que no resulten invasivas, con el objetivo de reducir los posibles efectos adversos. En el caso de que necesites la infiltración, debes ponerte en manos de un experto, que es el único que puede realizar esta técnica con todas las medidas de seguridad.

Artículos recomendados