Menú
Tumor de Wilms

ENFERMEDADES

Tumor de Wilms

El tumor de Wilms, es un tipo de cáncer de riñón que afecta principalmente a los niños de entre 3 y 4 años.

Alicia Rebollo Sánchez

El tumor de Wilms, también conocido como nefroblastoma, es un tipo de cáncer de riñón que afecta principalmente a los niños de entre 3 y 4 años. Normalmente se presenta en un solo riñón, aunque también existe riesgo de presentarlo en los dos. Aunque es un tipo de cáncer poco común, a partir de los 5 años es muy inusual que se presente, pudiendo decir que el niño ya estaría fuera de peligro.

No obstante, dentro de que es un tumor, no es muy peligroso ya que gracias al avance de las tecnologías es muy fácil diagnosticarlo y tratarlo, lo que hace que los niños que sufren de esta enfermedad, si se detecta de forma temprana y se le da el tratamiento adecuado tienen una alta probabilidad de superarlo.

Síntomas del tumor de Wilms

Aunque este tumor tiene síntomas diferentes en cada enfermo, y en ocasiones puede no presentar signos, los más frecuentes son: bultos en el abdomen, hinchazón y dolor abdominal.

No queda claro qué es lo que puede causar el desarrollo del tumor de WilmsNo queda claro qué es lo que puede causar el desarrollo del tumor de Wilms

No obstante, estos no son solos los síntomas que pueden presentar los niños afectados por el tumor de Wilms, hay otros como la fiebre, sangre en la orina, estreñimiento, pérdida de peso, mareos y vómitos e incluso dificultad respiratoria. Como siempre, acude al médico si notas que tu hijo pueda tener alguno de estos síntomas. Al ser un tumor poco común es probable que no tenga esta enfermedad, pero es importante verificarlo ante cualquier duda.

Aun no se conoce la causa

Por el momento, no queda claro qué es lo que puede causar el desarrollo del tumor de Wilms, pero se cree que la carga genética puede influir debido que el tumor se desarrolla cuando hay una anomalía en el ADN. Las células crecen y se dividen rápidamente, esta acumulación de células cancerígenas serían las que formarían el tumor. El motivo por el que se cree que podría ser hereditario se debe a que, en algunos casos, esa anomalía en el ADN se puede transmitir de padres a hijos, no obstante, todo esto son conjeturas ya que el tumor de Wilms al ser una enfermedad rara, por desgracia no se ha estudiado lo suficiente, y se desconoce si esto pudiera ser una conexión certera.

Factores de riesgo

Hay varios factores de riesgo que pueden propiciar la aparición de este tumor, pero estos son los más comunes:

  • La procedencia: Los niños afroamericanos corren un peligro un tanto mayor de desarrollar el tumor de Wilms que los niños blancos, mientras que a su vez los niños asiáticos suelen ser los que menos probabilidades de todos presentan.
  • Los antecedentes familiares: Como hemos dicho antes, también es un factor de riesgo ya que sí algún familiar tuyo tuvo este tumor es más probable que tu hijo desarrolle la enfermedad.

 Este tumor también se suele presentar en niños que ya hayan nacido con anomalías raras Este tumor también se suele presentar en niños que ya hayan nacido con anomalías raras

Asimismo, este tumor también se suele presentar en niños que ya hayan nacido con anomalías raras como malformaciones en el cuerpo u ojos, o distintos tipos de discapacidad intelectual. Las más frecuentes son estas:

  • Sindrome WAGR: Es una enfermedad genética rara que suele ser propensa a desarrollar el tumor de Wilms. La característica principal de los niños que sufren este síndrome es que no tienen iris. Asimismo, también pueden presentar anomalías en los genitales.
  • Síndrome de Denys-Drash: Este síndrome también se relaciona con el tumor de Wilms y se caracteriza por el desarrollo de una esclerosis mesangial difusa, pseudrohermafroditismo y nefrobastoma.
  • Síndrome de Beckwith-Wiedemann: También es una enfermedad genética que se asocia al tumor de Wilms y se caracteriza porque las personas que sufren de este síndrome presentan vísceras fuera de la zona abdominal, lengua grande y sobrepeso. Es causado por una serie de mutaciones en los genes que regulan el crecimiento del cromosoma 11 o bien por errores en impronta genómica.

Diagnóstico

Para diagnosticar y poder tratar esta enfermedad rara, se necesita realizar una historia clínica completa y una exploración física extensa. Las pruebas que más se realizan son las siguientes:

  • Exploración física: Aquí el doctor buscará posibles signos del tumor como bultos en la zona de los riñones o algún tipo de hinchazón abdominal.
  • Análisis de sangre y de orina: Aunque estos análisis no pueden detectar el tumor si que pueden dar algunas pistas sobre si los riñones están funcionando adecuadamente o si se tiene problemas renales o recuentos sanguíneos bajos.
  • Para diagnosticar y poder tratar esta enfermedad rara, se necesita realizar una historia clínica completa Para diagnosticar y poder tratar esta enfermedad rara, se necesita realizar una historia clínica completa

  • Ecografía abdominal: Para comprobar si hay una masa extraña en el riñón.
  • TAC abdominal: Si en la ecografía se detecta alguna masa extraña, lo más probable es que luego se realice un TAC para conocer el tamaño del tumor o si hubiese metástasis.
  • Resonancia magnética: Con esta prueba se puede conocer si el tumor se ha extendido a otras zonas del cuerpo.

Estadificación

Una vez se ha comprobado que el niño padece el tumor de Wilms, se buscará determinar la extensión o estadio del cáncer:

En la mayoría de los casos esta enfermedad es curableEn la mayoría de los casos esta enfermedad es curable

  • Estadio I: En este estadio el tumor solo se encuentra en un riñón y mediante una cirugía se puede extirpar por completo.
  • Estadio II: Aquí el tumor se ha extendido más allá del riñón afectando a otras zonas del cuerpo cercanas al riñón, como los vasos sanguíneos., En este punto aún se puede extirparlo por completo mediante cirugía.
  • Estadio III: A parte de extenderse a zonas cercanas del riñón, ha afectado a áreas más lejanas como los ganglios linfáticos u otras estructuras cercanas del abdomen, (en algunos casos se extiende por todo el abdomen). Aunque se puede operar, hay riesgo de que, si se extirpa, el tumor se extienda por el cuerpo, por lo que habría que buscar otras alternativas si el riesgo es muy alto.
  • Estadio IV: Aquí el tumor se ha propagado fuera del riñón y de la zona abdominal a los pulmones, el hígado, los huesos o el cerebro.
  • Estadio V. Las células cancerosas se encuentran en ambos riñones, lo que se conoce como afectación bilateral.

Pronóstico

En la mayoría de los casos esta enfermedad es curable, siendo la tasa de supervivencia superior al 90%. No obstante, esto dependerá del estadio en el que se encuentre el cáncer, el tamaño del tumor y sus características y la edad del niño, ya que en adolescentes y adultos el pronóstico de supervivencia es algo inferior.

Artículos recomendados