Menú
Qué es y para qué sirve la codeína

MEDICAMENTO

Qué es y para qué sirve la codeína

Este medicamento se puede combinar con otros fármacos y se suele recetar para tratar el dolor o para reducir la tos derivada de un resfriado. Es altamente adictiva.

Lucía Mejuto del Villar

La codeína es un medicamento que se prescribe para el tratamiento de la tos gracias a su propiedad antitusiva. Sin embargo, su principal uso se dirige a reducir el dolor en grado leve o moderado al formar parte del grupo de medicamento conocidos como opiáceos o narcóticos. Normalmente, la codeína se comercializa complementado con otro medicamento como paracetamol, aspirina u otros relacionados con el tratamiento de los síntomas derivados del resfriado o de la gripe.

Este fármaco destaca porque puede llegar a ser altamente adictivo, por lo que no se recomienda su consumo en personas que tengan antecedentes de abusos de medicamentos u otro tipo de sustancias. Por esta y otras razones, antes de proceder a recetar la codeína el médico preguntará al paciente sobre su historial médico para valorar los posibles efectos secundarios derivados de su consumo. Entre los datos que el doctor debería conocer antes de prescribir el medicamento se encuentran:

La codeína se comercializa complementado con otro medicamentoLa codeína se comercializa complementado con otro medicamento

  • Padecer una alergia a la codeína o a cualquier otro medicamento. También será necesario informarse sobre los componentes del medicamento en caso de que se sufriera una intolerancia a alguno de ellos.

  • Consumir grandes dosis de alcohol de forma rutinaria, así como sufrir dependencia a cualquier otro tipo de droga.
  • Tener o haber tenido problemas intestinales como una obstrucción, así como cualquier tipo de afección relacionada con el sistema respiratorio como asma o depresión respiratoria.

  • Estar siguiendo algún tratamiento con otros fármacos, ya sean antibióticos o antimicóticos como tranquilizantes o sedantes. Cualquier suplemento nutricional o vitaminas que se tomen de manera complementaria también habría que indicárselo al doctor.

  • Estar en etapa de lactancia, en cuyo caso quedaría completamente prohibido su consumo. La codeína puede pasar a la leche materna y ocasionar problemas en el bebé relacionadas con la capacidad de respirar, confusión o debilidad. Tampoco se recomienda consumir el fármaco durante el embarazo, sobre todo durante los primeros tres meses. En caso de una mujer embaraza, será la paciente y el médico los que tengan que valorar si los beneficios del medicamento son superiores a los riesgos que puede producir su consumo.

  • Sufrir de insuficiencia renal, hepática o cardíaca, así como otras afecciones como hipotiroidismo, colitis ulcerosa o problemas de vesícula

  • Tener programada una operación quirúrgica de cualquier tipo.

Efectos secundarios de la codeína

Este fármaco, como cualquier otro medicamento, puede producir síntomas secundarios derivados de su consumo. Éstos pueden desarrollarse de forma leve o agravarse con el tiempo, en cuyo caso sería imprescindible contactar con el médico para que valore si se debe poner fin al tratamiento o no. Entre los efectos secundarios más comunes de la codeína se encuentran:

Este fármaco puede encontrarse en las farmacias en diferentes formatosEste fármaco puede encontrarse en las farmacias en diferentes formatos

  • Dolor de cabeza, sensación de agitación o de intranquilidad y, en casos extremos, alucinaciones en las que se escuchan o ven cosas que no existen.

  • Fiebre y sudoración excesiva.

  • Problemas de respiración graves, sobre todo durante los 2 primeros días del tratamiento en forma respiración lenta, ruidosa o dificultad para hacerlo.

  • Afecciones estomacales como dolor abdominal, náuseas, vómitos o falta de apetito.

  • Aumento del ritmo cardiaco.

  • Sensación de picazón o desarrollo de sarpullido en alguna zona del cuerpo.

  • Problemas musculares tales como temblores, espasmos, debilidad o rigidez.

  • Sensación de aturdimiento o de somnolencia, así como falta de coordinación o dificultad para hablar y tragar.

En caso de que estos síntomas se agravasen o se prolongasen en el tiempo, así como si el paciente sufriera de convulsiones habría que consultar rápidamente con un médico para que valorase la situación y tomar las medidas adecuadas. En el caso de personas mayores con alto riesgo de caída también se aconseja la supervisión continua cuando estén siguiendo un tratamiento con codeína, ya que ésta puede producir mareos, sensación de confusión o desmayos, especialmente tras haber permanecido el paciente acostado durante un periodo de tiempo prolongado.

En ningún momento se debe aumentar la dosisEn ningún momento se debe aumentar la dosis

Dosis y tratamiento con codeína

Este fármaco puede encontrarse en las farmacias en diferentes formatos como solución oral, tabletas o cápsulas dependiendo del medicamento con el que se combine. Normalmente, el periodo entre toma y toma es de 4 a 6 horas, siendo el médico el que debe prescribir la dosis diaria que tiene que consumir el paciente. En ningún momento se debe aumentar esa dosis ni prolongar el tratamiento más tiempo del indicado, precisamente por la alta capacidad de adicción que tiene este medicamento.

En el momento en el que el profesional sanitario decida que es momento de terminar con el tratamiento lo más probable es que recomiende ir reduciendo la dosis poco a poco hasta eliminar el medicamento por completo. Y es que en aquellos pacientes que han dejado de consumir codeína de forma abrupta se han experimentado síntomas relacionados con la abstención, así como irritabilidad, ansiedad, aumento del ritmo cardíaco, problemas intestinales y dolores musculares. En caso de olvidar de tomarse una dosis nunca se debe compensar doblando la cantidad del medicamento. Si está próxima la hora de la siguiente toma habrá que esperar para tomar la codeína en el horario habitual. Si no es así, consumirla en el momento en el que el paciente se haya acordado.

Otra información importante sobre la codeína

No te pierdas esta información que también resulta importante:

  • No se recomienda el consumo de este fármaco a niños menores de 18 años, especialmente de aquellos que sufren afecciones respiratorias.

  • El consumo de codeína puede reducir la fertilidad tanto en hombres como en mujeres, por lo que se deberá consultar con el médico en caso de que se esté planteando la posibilidad de un embarazo.

  • La codeína forma parte del grupo de medicamentos que pueden producir sueño y sensación de cansancio, por lo que se desaconseja conducir bajo sus efectos o realizar actividades peligrosas como manejar maquinaria pesada.

  • Este fármaco puede producir episodios de estreñimiento, por lo que puede que el médico le aconseje seguir una dieta determinada rica en alimentos con fibra para mantener una actividad intestinal regular.

  • La codeína debe mantenerse en su envase original y alejado de una fuente de calor y de la excesiva humedad, conservándose a temperatura ambiente y nunca consumirse una vez haya pasado la fecha de vencimiento señalada en al envase. En caso de querer deshacerse del medicamento deberá preguntar en la farmacia o informarse sobre un programa de deshecho de medicamentos.

  • Mantenerse alejado del alcance de los niños para evitar una intoxicación involuntaria con el medicamento.

Artículos recomendados